La inteligente discusión

urnaDesde que tengo memoria, las discusiones previas a las elecciones nos deparan todo tipo de sorpresas “non-gratas”.
Los períodos de campaña electoral representan el momento en que los candidatos deberían mostrar lo mejor de si mismos. Su inteligencia, su capacidad, su trayectoria y sus logros. De esa manera, los “simples votantes” podríamos decidir sobre una base sólida y objetiva.
En cambio, en Argentina, nos vemos obligados a presenciar un patético espectáculo, ridículo y mediocre; donde lo único importante es desprestigiar, insultar, inculpar o simplemente despistar.
En Córdoba vemos a los candidatos jugar como adolescentes con YouTube y en Buenos Aires observamos cómo se acusan unos a otros de cuanta estupidez se les ocurre.
Alguna vez vamos a recibir proyectos reales? Con acciones, con fechas, con números, que muestren lo que ellos están dispuestos a hacer por la comunidad. Se trata de eso, no?
Qué bueno sería ver ese cambio. Pero parece que soy algo más que ingenuo. La estupidez no acaba, se amplifica. En el futuro, para facilitarnos el “trabajo de elegir”, el candidato que no vaya preso podría ser elegido en forma directa. De esa manera, los perezosos votantes, no tendríamos que pasar por el trastorno de ir a recorrer las escuelas en un frío y nublado domingo.

3 comentarios

Archivado bajo Municipal, Nacional, Provincial

3 Respuestas a “La inteligente discusión

  1. SB

    Numca me llego tan de cerca el tema de las mentiras por parte de los candidatos como en estas elecciones. Desde hace casi 3 años mi familia y yo vivimos en Saldan, este año nos toco votar por 1 vez para Intendente. Vivimos en un barrio privado y como barrio mantenemos mucho contacto con la municipalidad. Tiempo antes de las elecciones, El itendente prometio muchas cosas, entre ellas arreglarnos las calles, regularizar la recoleccion de residuos, arreglar y mantener el alumbrado publico, etc(servicios supuestamente brindados por la municipalidad pero q en este caso lo hacemos nosotros por q la muni no se hace cargo). Volviendo a las elecciones, el intendente prometio q si ganaba nos brindaria todos estos servicios. Finalmente el gano y nosostros nos jodimos!!! No se hace cargo de nada con la excusa de q la municipalidad de saldan no tiene dinero. Nosotrospaganmos los impuestos mas altos de la zona y no se nos brinda ningun servicio (basico). Como es esto??? A quien le reclamamos???

  2. El eterno dilema. No solo mienten las grandes “figuras” en sus discursos televisivos. También los intendentes comunales en sus charlas con “el pueblo”.
    El pueblo “nunca tiene razón”.
    Los impuestos y tasas municipales son para pagar los sueldos (y gastos) de los superproductivos empleados públicos. Lo que sobra, se utiliza para lo realmente importante.

  3. [Un espíritu libre no puede dejar de sorprenderse viendo alrededor suyo que, incluso cuando se abusa de él y se lo engaña periódicamente, la confianza del elector sobrevive a las decepciones repetidas y a sus propias y cotidianas lamentaciones (Sébastien Faure), y, como un lamentable Sísifo, el elector continuará votando cuando el poder político le pida que lo haga.
    Sabemos que nuestros argumentos son fuertes pero la razón no es suficiente. El hábito y la costumbre se imponen por sí mismas por la única razón de que el ciudadano los encuentra ya en el tejido social; los recibió al nacer, y seguirá la ley que el poder le dio.
    “Entonces, las leyes, escribió Montaigne, mantienen su crédito no porque son justas sino porque son leyes. Éste es el fundamento místico de su autoridad; no tienen otro”.]

    Como dijo Jean-Jacques Rousseau “el soberano, que no es más que un ser colectivo, no puede estar representado más que por sí mismo; el poder bien puede transmitirse, pero no la voluntad”. La voluntad del gobernador de turno, es su voluntad personal. ¿Porque esperamos y creemos que el gobernador de turno va a hacer lo que nosotros queremos y necesitamos?
    La respuesta, más común, dada, por los eruditos defensores de la democracia, es que el pueblo tiene el poder de destituir al dirigente.
    Me niego a creer que el pueblo posee ese poder o que alguna vez lo tuvo. En la realidad que me toco vivir, y por diferentes razones históricas, no tiene la capacidad de análisis, ni el interés, de evaluar las acciones de los políticos y los lideres. Y si la tuviese, se daría cuenta que es imposible trasmitir su voluntad y por lo tanto no tiene sentido la existencia de un sistema representativo. La solución a esto, es ajena a la de un sistema representativo, como el “democrático”, actualmente imperante.
    Además, el pueblo no posee el poder de destituir y revocar al mandatario de turno, simplemente, porque delegamos todos los poderes políticos. Solamente tenemos poder político, en la época electoral; para volver a regalar nuestro poder político a una persona con intereses diferentes a los del pueblo.
    Nosotros otorgamos ese poder, y como es normal, el mandatario va a utilizar ese poder para cumplir los intereses, que dicte su persona. No hay que olvidarse de los intereses de la oligarquía político-financiera reinante, ya que esta es la única que tiene poder y convicción como para destituirlo. Por lo tanto, el poder político está bien atento a los intereses, opuestos a los del pobre, de la oligarquía financiera; es la única capaz de destruirlo.
    [La modernidad dejó al poder sin una justificación venida de afuera. La función simbólica que cumple el sistema representativo reside en el pase de magia que hace creer en la intercambiabilidad de una soberanía que de hecho no pertenece más que al poder político. Existe un secreto o un enigma en el orden representativo, confiesa Marcel Gauchet. Guizot lo había ya sospechado cuando escribía:”Hay algo verdadero, muy verdadero, en el hecho de que todos estén de acuerdo en reconocer que la sociedad actual es democrática. Pero hay también algo oscuro, muy oscuro incluso”.

    De este modo, por detrás del espacio público de la representación – espacio en donde se despliega la democracia moderna -, se oculta de manera solapada y subrepticia la clave del orden representativo: es el poder político mismo el que debe significarse o representarse como dependiente de la sociedad porque ha perdido el apoyo del “mas allá”. Y entonces el régimen establecido, al servicio de la oligarquía político-financiera reinante, se hace llamar democracia representativa. La transformación semántica se ha cumplido. EL poder queda en manos de “la minoría”. Por lo tanto, yo vuelvo a decir, siguiendo el ejemplo de Proudhon: “-¡y Bien! ¿Usted es demócrata? – No
    Yo soy anarquista”.]
    [La polis griega, y en particular Atenas a partir de los siglos VII y VI a.C. rompe con el mundo arcaico introduciendo un proceso histórico instituyente, que por primera vez permite a los hombres tomar conciencia del hecho de que son ellos los únicos responsables de las instituciones – normas, convenciones, leyes, régimen sociopolítico – de la sociedad. La ley tradicional era inmutable, dictada en los orígenes de los tiempos por los dioses o los ancestros. Ahora el demos crea la ley, la modifica, la anula.]
    El poder, lo tiene el pueblo, cuando el pueblo es consciente de ello. Seamos conscientes, críticos, e inteligentes, demosnos cuenta de cuáles son las causas de nuestra situación, y de quien depende el cambio:
    ¿De una persona, elegida por muchos, o de cada uno de nosotros?

    Todo texto entre corchetes [] fue extraído del libro “La voluntad del pueblo” de Eduardo Colombo.

    Jean-Sol Partre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s