Crónicas de un CadeteAdministrativo (Enviado por Fer)

Corría el año 1997 y mi trabajo por aquel entonces era el de cadete administrativo, ¿hay algo peor para un cadete que ir a alguna repartición pública?, pues lamento comunicarles que ¡NO! , es mil veces preferible que yendo en moto te agarre una tormenta de agua nieve por la Av. Circunvalación a la altura de Ferreyra en pleno mes de julio (hecho que me sucedió) a tener que ir a hacer un trámite a nuestra querida Dirección General de Rentas.
Paso a comentarles en breves palabras lo sucedido, mi jefa por aquel entonces, una persona de carácter , por así llamarlo me encomendó que antes de las 10:00 de la mañana tenía que estar de vuelta en la oficina “con la situación en que se encontraba el inmobiliario de la empresa, y esto es importantísimo , es prioridad 1 para el día”, dicho esta extensa explicación por parte de ella y sin animarme a preguntar más para no recibir un grito de ¡¿vos sos o te hacés?! – ( en este punto cabe aclarar que era mi primer trabajo y recién salía del colegio secundario)- , partí a las 09:30 rumbo a la DGR cita en ese momento en la calle Rivadavia , frente al Mercado Norte.
09:35 – Después de caminar-correr más de 10 cuadras llego a esta amada repartición, donde o casualidad había una cola que salía de dicha repartición y se extendía hasta casi llegar a la esquina de Humberto Primo , por mi necesidad imperativa de volver con lo solicitado entro al edificio, veo que la cola se dirigía a una ventanilla y la otra estaba desocupada, por supuesto me dirijo a la que estaba desocupada,
09:42 – 5 minutos parado en la ventanilla observando como 1 persona atendía en la de al lado y en la mía no había nadie. Detrás, en los escritorios una ronda amena de 4 personas tomando café y fumando cigarrillos convirtiendo el espacio en un seudo café de esquina.
09:50 – Una de las personas que estaba sentada en el “café” se acercó a mí después de unas 25 señas que les realicé llamándolos ya que al parecer los pobres sufrían de hipoacusia agravada. Al llegar al mostrador el diálogo fue el siguiente:
Yo : – Hola! Yo vengo por…
Empleado: – En la ventanilla de al lado!!!
Yo: – Pero yo …
Empleado: – En la ventanilla de al lado!!!
 Yo: lo que pasa es que…
Empleado: – En la ventanilla de al lado!!!
09:51: Salgo corriendo hasta la esquina de Humberto Primo para ponerme en la cola de la ventanilla de al lado.
10:00 ¡En la cola! Para este entonces mi corazón estaba a mil!
11:00 Al fin la ventanilla
Yo : – Hola! Yo vengo porque necesito el estado del inmueble (doy los datos) – (este por lo menos me dejo hablar)
Empleado: – En la ventanilla de al lado!!!
Yo : -Pero recién me dijo el de al lado que era acá.
Empleado: – No sé que te habrán dicho, es ¡¡¡en la ventanilla de al lado!!!
Para ese momento en la ventanilla de al lado la cola llegaba a la puerta de salida.
Masticando bronca allá fui.
11:48 Nuevamente en la VENTANILLA DE AL LADO!!!!!
Yo : – Hola! Yo vengo porque necesito el estado del inmueble (doy los datos
Empleado: – Tiene deuda
Yo: – ¿Podés imprimirme un resumen de la deuda?
Como todos deben estar adivinando la respuesta fue:
Empleado: – En la ventanilla de al lado!!!
En ese momento me plantee: ¿porque estaba trabajando yo? , ¿para que me vine a estudiar a Córdoba?, ¿que necesidad tenía de estar ahí?, recordé a mi jefa y su “buen carácter” y así lleno de dudas existenciales enfilé nuevamente a la esquina de Humberto Primo.
12:00 En la ventanilla de al lado
12:01 Empleado: – Ya vuelvo
Y se fue al “Café” a FUMARSE UN PUCHO!!!!!!!!
Yo: – ¿Podés atenderme?
Empleado: – Si, si ya voy
12:30 Empleado: – ¿Qué querés?
Le explico
Impresora matriz de punto
12:40 Me retiro de la DGR con el objetivo logrado pidiéndole al policía de la puerta que me la abra para poder salir (12:30 habían cerrado la puerta)
12:50 De regreso a la oficina.
12:51 Trato de explicarle a mi jefa la odisea vivida
12:53 Un sermón (por llamarlo de alguna manera) de mi jefa.
13:10 Termina el sermón con:
– ¡ Ahora te vas urgente al BANCO!!!!
Como si en el Banco fueran tan eficientes y no hubiera VENTANILLAS

Ese día les juro que tenía ganas de matar al primero que me dijera la palabra Ventanilla.

3 comentarios

Archivado bajo Córdoba, Municipal, Provincial

3 Respuestas a “Crónicas de un CadeteAdministrativo (Enviado por Fer)

  1. De cuarta!!!
    10 años y nada ha cambiado. Sólo algunos nombres “jerárquicos”.
    Uno no sabe si reir o llorar.

  2. Fer

    Si algo cambió, ahora tienen uniforme y no los dejan fumar adentro, por lo menos no tenés que fumarte “lo que ellos quieran”

  3. Es verdad!
    Una buena para remarcar… que no los dejan fumar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s