Marketing y Fundamentalismo

Una muestra de Arte se convierte en una muestra de patoterismo infecto y sólo se nos ocurre ponernos a discutir sobre religión.
Cómo es posible que después de lo que nuestra sociedad ha tenido que soportar en los últimos años, presenciemos sin inmutarnos a la violencia como forma de imponer una idea.
¿Cuánto daño, muertes y cuántas vidas han sido arruinadas bajo el estúpido pretexto de defenderán punto de vista?
¿No hemos aprendido nada?
Diez mil años de “humanidad” y seguimos castigándonos unos a otros como en la época de las cavernas.
Podemos discutir largo rato sobre si la obra de Alfonso Barbieri resulta o no ofensivo para un determinado grupo de personas. Con seguridad lo es.
Es muy probable que el objeto de tan “controversial” trabajo, tenga en el fondo un dejo de Marketing poco sutil; o tal vez simplemente se trata de la simbólica representación del visceral repudio del artista para con los íconos del catolicismo.
A fin de cuentas, es una cuestión exclusiva del artista y de las personas que visitan su obra. Creo que las ideas deben expresarse. Nunca violentarse.
Luego nos gustan o no. Las vemos o no. Las recomendamos o no. Elegimos. Dejamos elegir.
Vivimos y dejamos vivir.
Esta última frase, parece haber sido olvidada por el Sr. Julián Espina y su banda de lebr… lefevb… de inadaptados, que prefirieron tomar acción contra el trabajo de Barbieri, en lugar de confrontar sus ideas o intentar advertir a los grupos católicos que dicho trabajo sería ofensivo para ellos.
Fue más simple destruir la exposición. Por suerte contaban entre sus “ofendidos” integrantes algún conocido barrabrava que hizo más comprensible su opinión.
Parte de la “trifulca” fue capturada por las cámaras de TV, por lo que resulta bastante confuso y preocupante, que nadie haya terminado tras las rejas o por lo menos haciéndose cargo de los desmanes ocurridos. Sólo fueron “demorados” y liberados con pasmosa velocidad.
¿Nos hemos convertido en una sociedad que permite “lo que sea”?
Alguien rompe una muestra de arte y se trata de una inocente discusión religiosa.
Si queremos recordar a víctimas inocentes, quemamos autos o rompemos todas las vidrieras que encontremos. Después de todo, es la manera correcta de mostrar nuestro descontento.
Entonces, si a mi no me gusta la manera en que nuestro gobierno nos condena a la pobreza, debo ir a la oficina del intendente, o a la Casa de Gobierno, o a la misma casa Rosada y prendera fuego?
¡¡¡NO!!!
¡¡¡NO!!!
¡¡¡NO!!!
¿Queda claro?
¡¡¡NO!!!

LA VIOLENCIA NO ES LA MANERA DE MOSTRAR DESCONTENTO
LA VIOLENCIA NO ES LA MANERA DE IMPONER IDEAS
LA VIOLENCIA NUNCA ES LA RESPUESTA

1 comentario

Archivado bajo Municipal, Nacional, Provincial

Una respuesta a “Marketing y Fundamentalismo

  1. Ocurrió
    En el Centro Cultural España Córdoba (C.C.E.C.) un incidente de mediana repercusión cuyo antecedente y calidad y cantidad de opiniones vertidas por distintos medios justifica no insistir con mas de lo mismo.

    Edgardo
    Livitnoff en su columna del diario La Voz del Interior el 10 de Junio de 2007 se atreve con una referencia a la responsabilidad que le cabe a la sociedad y a los medios: “Tendemos a crear polémicas alimentándolas con posturas extremas…” “Nutrimos el escándalo…”

    Ante la posibilidad del agravamiento de la situación que adelante se trate de “accidente” y no de “incidente” cuyas consecuencias a lamentar pueden perfectamente evitarse es posible convocar a los medios de comunicación a un debate franco con la intención de modificar la política de difusión de actos culturales correspondiente a cada uno.

    Nuestros jóvenes artistas, creadores merecen nuestro reconocimiento y la difusión de su obra.
    Si uno de nuestros jóvenes se encuentra compelido al escándalo para atraer la atención sobre su trabajo.
    Se debería considerar como un llamado.

    Si no alcanza en el futuro, por causa de la saturación del método incidental, existe el riesgo si un joven creador apela a algo más contundente que seria entonces un accidente.
    ¿Buscará arrancarse una oreja en la escalinata de una Iglesia?
    ¿Provocará con insultos a los simpatizantes mas fanáticos en la hora de salida de un estadio?

    ¿Cómo sociedad acaso no tenemos la responsabilidad de prever accidentes? ¿De cuidar, estimular y proteger la producción artística?
    Y si, además puede estar en peligro la integridad física de nuestra juventud creadora justifica atender el llamado.

    El dia 23 de Junio de 2007 pagina 20 espacio “SOCIEDAD” un articulo al respecto ocupa media pagina y el epígrafe de la foto de una librería dice: “Luego de los incidentes, algunas personas se acercaron a las librerías a consultar por el libro”.
    ¿De que otra manera puede obtener un joven artista media pagina en un prestigioso diario?.

    Resulta apropiado y urgente estimular una modificación en las políticas de los medios de difusión. Favorecer las noticias que involucran la juventud en su tarea creativa, imaginativa, y de producción social. Tal vez se descubra que hay una “otra juventud” paralela que escribe, pinta, baila y milita socialmente. Vale la pena el intento. Todos tendremos recompensa.

    Daniel O. Requelme

    http://www.danielrequelme.com.ar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s