Archivo de la categoría: Provincial

Sumatoria de penurias inflingidas por los representantes de la Provincia mediterránea.

Triste y Obligado Regreso (desidia e insensatez)

Luego de una larga ausencia, por diversos motivos entre los que destaco la escases de tiempo y la incapacidad psicológica para procesar la espiral descendente en que se está sumiendo nuestro querido país.
Pero a veces, desidia e insensatez se combinan para horrorizarnos, castigarnos y lastimarnos hasta el desmayo.
Dos familias fueron exterminadas en un instante, en un horroroso accidente de tránsito. Trece personas (de catorce que viajaban) murieron el domingo en Córdoba. Una persona sólo puede imaginar tan luctuoso saldo en catástrofes del transporte público, donde decenas de personas son puestas en riesgo. Pero no,se trató del choque frontal de dos automóviles. Siete personas por auto, indica como mínimo dos personas de más por vehículo.
Enumerar las causas que pueden haber ocasionado este hecho lamentable nos podría llevar horas de estéril discusión, porque tarde o temprano, llegaríamos a concluir que:

– Las rutas son demasiado angostas para nuestro actual parque automotor.
– Las rutas, en general, están en un estado lamentable, incluso muchas con peaje.
– La pobreza estructural en la que está sumido nuestro país, obliga a coexistir vehículos que fácilmente superan los 200k/h con automóviles que apenas logran ser llamados como tales.
– Inexistencia absoluta de una policía caminera, tal vez porque todos los efectivos policiales, están dedicados al frustrante trabajo de poner un freno a la creciente delincuencia.
– Desinterés de la policía por controlar “causas probables” de accidentes en las rutas; demostrado por cientos y cientos de ejemplos de policías “custodiando” sus camionetas al costado de los caminos, mientras a un metro y medio pasan vehículos que a duras penas se mantienen en una sola pieza.
– Falta de un adecuado sistema de premio y castigo. Nada que pueda ser solucionado con “Unos mangos para la Coca” puede ser un método de disuasión para los transgresores.

Hasta aquí los estructurales o materiales, pero esto no es todo. En nuestra Argentina, uno de los mayores peligros son sus propios habitantes: Por si no lo entendió: Nosotros.

– Quienes demostramos un absoluto desprecio por la seguridad, al viajar a más de 170k/h en rutas o autos que con mucho optimismo pueden ser consideradas para 120. O que en cambio, nos lanzamos a la ruta en vehículos que no cumplen con ninguna norma de seguridad vial, ni siquiera algunas tan esenciales como luces de iluminación y señalización.
– Quienes no respetamos ninguna norma de seguridad ni ley que consideremos que no es aplicable para nosotros. Como si fuera potestad de cada persona, decidir que regla le es aplicable.
– Quienes preferimos “mojar” a un policía a cumplir con la ley.
– Quienes a pesar de sabernos uno de los países con mayor mortalidad por accidentes de tránsito, nos mantenemos inconmovibles.

Tal vez podría agregar algunas líneas más en cada uno de los grupos, pero creo que pueden resumirse en: Desidia e Insensatez. Gobierno y ciudadanos son responsables de la barbarie sin precedentes en la que vivimos. Decenas de muertos en los primeros días de este año. Ninguna acción. Ningún cambio.
Pero aquí llega la eterna pregunta: ¿Que hacer? ¿Por dónde comenzar?
Nadie quiere dar el primer paso, aunque en realidad, todos utilizan al resto como excusa para no iniciar su propio cambio. Es más fácil para el Gobierno mirar para otro lado y hacer de cuanta que es normal que miles de personas mueran por año en accidentes y decir que el problema es la falta de conciencia. Tal vez es porque ellos viajan en avión y helicóptero, donde las tasas de probabilidad juegan a su favor. Y los particulares le echan la culpa al Gobierno, por las rutas y a otros conductores por lo inconscientes.
La culpa, como dijo Tato, siempre es de otro.
Hay muchos planes de acción para salir. Varias organizaciones tienen sus sugerencias y proyectos de ley de páginas ajadas y amarillentas. Algunos dicen que hay que declarar la Emergencia Vial. Tal vez sea lo correcto, si se manejara profesionalmente, aunque los últimos cientos de planes lanzados por todos los gobiernos de todas las banderas y colores sólo han servido para enriquecer quienes los comandan y convertirse en vergüenza nacional, recuerdan los planes de lucha contra la droga? “Sol Sin Droga” creo que se llamaba.
En el largo plazo, será la educación y la conciencia, la que lidere el cambio, pero en el corto plazo, sólo puede esperarse la intervención del estado en medidas reales y duraderas que sirvan para corregir la situación que nos domina y no para recaudar o para simplemente “hacer rostro”. Se requieren medidas inmediatas. No para febrero ni para marzo.
En los próximos días intentaré hacer un compilado de las principales acciones propuestas en argentina y olvidadas por el estado.

PD: Me haría feliz recibir sugerencias reales, aplicables en la Argentina de 2008, para resolver los problemas de 2008 y con los recursos existentes en 2008.

3 comentarios

Archivado bajo Municipal, Nacional, Provincial

Ballotage

446071.jpgPosiblemente sea la solución más ordenada y transparente para la vergonzosa situación en la que nos han puesto nuestros políticos. Dos días después de las elecciones para Gobernador de la Provincia de Córdoba, aún no sabemos quién demonios será nuestro Gobernador. En realidad, lo sabemos, el problema es la cantidad de eventos que ensombrecen la calidad y confiabilidad de los resultados obtenidos. Por cierto, que bueno sería saber que quién organizó este “circo de cuarta” en pocos días esté a cargo de abrir y cerrar las puertas en la Base Marambio.
Lo vuelvo a repetir. Si queremos limpiar el nombre y lo que nos queda de honor, los Cordobeses debemos exigir una nueva votación.
El mejor modo, es un Ballotage.
Lo repito por si no quedó claro.

Ballotage, según wikipedia es el término utilizado para designar la segunda ronda de votación en las elecciones a cargos ejecutivos o legislativos. El vocablo Balotaje, proviene del verbo ballotter, que significa votar con ballotets, bolitas (balotas). Balotaje, significa elección con doble turno, o segunda vuelta. En sentido amplio, consiste en que para llegar al cargo público que coresponda es necesario obtener más de la mitad de los votos emitidos. Este instituto nace en el siglo XIX, por primera vez en 1852 con la instauración del Segundo Imperio de Napoleón III. Luego se aplica nuevamente en la III República, y surge con gran fuerza en la V República a través de la Constitución de 1958. Es una institución electoral paradigmática del derecho electoral y constitucional francés
En algunos países, cuando en una elección presidencial ninguno de los candidatos supera un determinado porcentaje de los votos (por lo general mayoría absoluta), se realiza una segunda vuelta para decidir entre los dos primeros candidatos. Se trata pues de una eventual etapa del proceso de elección de una autoridad.
Parece razonable, no?

2 comentarios

Archivado bajo Provincial

El relato del joven que alumbró con celular la operación de su hermano

Otra clara confirmación de nuestra innegable pertenencia al Tercer Mundo.

 

 

El relato del joven que alumbró con celular la operación de su hermano

Ricardo Molina contó a

 

LANACION.com | Ciencia/Salud | Sábado 28 de julio de 2007

> Ir a la nota

Deja un comentario

Archivado bajo Nacional, Provincial

Mujeres, El Pasado Nos Condena

(Enviado por Silvia) 

El duelo por el fracaso de la alianza me llevo más años que “elaborar el desaire de un supuesto amor no correspondido”, pero las heridas se van cerrando y me dije “tengo que votar”. Pienso que esta vez apostaré todas mis fichas a una mujer, pero horror! En mi mente aparece Maria Julia y su corrupción (posando para noticias en bolas y abrigo de visón. Matilde Menendez (y el PAMI era?) Meijide traicionando hasta sus muertos cuando llego al poder. En estado de shok digo: “Basta, fuera el pasado!“ Mi memoria riéndose dice: “el pasado… Olga y Cristina son pasado o presente?” Siliconadas y frívolas hermanadas y enemigas en su necesidad de perpetuarse en la juventud y el poder, negando a la desesperanza miro hacia Elisa Carrió, recuerdo sus delirios lo endeble de sus propuestas y creo que tanta “dieta definitivamente la afectó” por decirlo educadamente por eso digo “Volvé Zulema te perdonamos. Vos nunca tuviste ambiciones de poder, solo querías ser rubia de ojos celeste” .en fin tengo que recuperar mi optimismo y revisar la lista de los hombres.

Deja un comentario

Archivado bajo Municipal, Nacional, Provincial

Llegar de Buenos Aires y sobrevivir la Circunvalación

rutaNo se si han ocurrido accidentes, pero si no, es sólo una casualidad. Alguna vez han intentado girar hacia la izquierda, al llegar por la autopista desde Buenos Aires, rumbo al Arco de Córdoba (por Sabattini)?
No se si yo soy extremadamente estúpido o mal conductor (es posible), pero es contra la lógica entrar a una ruta por el carril rápido.

Si. Al no estar terminado el cruce de la ruta, no tuvieron mejor idea que realizar un empalme provisorio (provisorio pa’siempre, decía un viejo amigo), de tierra hasta hace poco, donde uno tiene que animarse a “entrar”, desafiando no sólo a la lógica de la seguridad, sino también a la física.
Es imposible arrancar a la velocidad suficiente para acompañar el avance de los vehículos que corren por el carril rápido.
Que es lo que esperan? Más accidentes?
No, no debe ser eso, con seguridad, lo que esperan es completar la obra, junto con el resto de la Circunvalación. Debe ser parte del plan.
Si.
Si mal no recuerdo, creo que el plan original de finalización del primer anillo era para mil novecientos ochenta y… no estoy seguro.
Apenas le pifiaron por más de veinte años.
Después de todo, no es tanto.

Gracias Martín por la foto!

Deja un comentario

Archivado bajo Provincial

Morir en la ruta

En el primer semestre del año, 257 personas perdieron la vida en los caminos de la provincia.

Artículo de la Voz del Interior

http://www2.lavoz.com.ar/nota.asp?nota_id=86513

Cristina Aizpeolea
De nuestra Redacción
caizpeolea@lavozdelinterior.com.ar

Se fue la mitad de 2007. Para ser precisos, 181 días. En ese lapso, en las rutas, calles y caminos cordobeses quedaron truncas las vidas de 257 personas. Demasiado dolor para encerrarlo en un número.

257 personas (doscientos cincuenta y siete). Hay que repetirlo en voz baja para tratar de pensarlas una por una. Es la población entera de un colegio secundario, la planta completa de personal de una fábrica importante…

Es casi el cuádruple de las 67 víctimas fatales del avión estrellado de Lapa; el triple de los 85 muertos en el atentado contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (Amia); bastante más que los 198 muertos del boliche Cromañón. Y hay serias posibilidades estadísticas de que a fin de año tengamos que hablar de otras 257 muertes.

¿Con qué podríamos comparar este número para que nos despierte, para que nos quite la anestesia de pensarlo como una mera desgracia, como un efecto no deseado de la vida moderna, un daño colateral del progreso?

Si miramos en nuestra historia de cordobeses, encontramos en la madrugada de Reyes de 1992 el desastre natural más grave que se recuerde, cuando el arroyo Noguinet arrasó con el pueblo de San Carlos Minas, en el noroeste de Córdoba.

Inermes ante el avance de esa pared de lodo, murieron 35 personas. Increíble. Fue la peor tragedia natural de la historia de Córdoba… y tuvo menos víctimas fatales que las que hoy dejan las rutas cordobesas en apenas un mes.

Pensándolo de otro modo, es como si los cordobeses tuviéramos un desastre de San Carlos Minas cada 25 días. Y –algo peor– además lo contempláramos como algo inexorable contra lo que no se puede hacer algo: casi como otra tragedia natural.

Vayamos por otro camino: contrastemos estos 257 muertos en seis meses en las rutas de Córdoba con las bajas que provocó el hombre, en ese mismo lapso, para saldar algún conflicto interpersonal.

El resultado también abruma. En momentos en que el tema de la inseguridad está al tope de las preocupaciones públicas, en lo que va de 2007 se produjeron en toda la provincia de Córdoba (según datos oficiales) 57 homicidios dolosos. Ocurrieron en distintas circunstancias: peleas, asaltos, golpizas, ataques.

La ecuación arroja un crimen mortal cada tres días en lo que va del año. Las rutas, atroces, arrojan un número cuatro veces mayor.

No fueron balazos ni cuchilladas. Fue otro tipo de impactos, también violentos, que llevaron de la vida a la muerte en apenas un instante a 257 personas. Gente que trabajaba, que estudiaba, que reía, que iba y venía, que estaba sana y que, en un segundo, dejó de estarlo. 257 personas.

Sin embargo, la de las rutas y calles es una inseguridad que parece tolerarse.

Ya no debe haber familia en Córdoba que no haya llorado por algún choque ocurrido en las rutas o que no haya acompañado a algún afecto cercano a recibir esas pérdidas. Pero el número de víctimas, lejos de bajar, sigue su tendencia alcista.

¿Qué se puede decir para humanizar este número? ¿Qué se puede decir para aportar a un análisis crítico?

Podemos nombrarlos uno por uno. De hecho, lo hacemos en la contratapa de esta entrega especial.

Podemos decir que la amplísima mayoría de los 257 fallecidos en las rutas de Córdoba en estos primeros seis meses tenía más días por delante que por detrás, ya que acusaba menos de 35 años de edad.

Podemos decir que en estos seis meses, 257 familias enteras salieron a pasear y murieron entre los hierros de un auto. Dieciséis niños quedaron allí.

Podemos decir que los vehículos de dos ruedas (tanto bicicletas, como motos) participaron en uno de cada tres accidentes fatales. Y que casi ninguno de los heridos mortales en esos casos llevaba puesto el casco protector.

En uno de cada tres accidentes, también, intervino un camión o un vehículo de gran porte. Cuando esto ocurrió, por lo general el conductor salió ileso o con heridas leves, pero los que viajaban en los vehículos menores engrosaron la estadística fatal en rutas donde es casi inexistente el control del peso de la carga que llevan los vehículos pesados.

Los 23 peatones significaron casi el 10 por ciento de los fallecidos. Sucumbieron ante todos los demás protagonistas del sistema vial, incluidas las bicicletas.

El auto, por su parte, fue el vehículo con mayor participación en los hechos fatales (60 por ciento), en impactos contra otros autos, objetos fijos, camiones, motos, bicis y demás integrantes del sistema vial.

Podemos agregar que las rutas siguen siendo más fatales que las calles de la ciudad, ya que en 60 por ciento de los casos los impactos ocurrieron fuera de ámbitos urbanos.

En este punto, a la cabeza del ranking figura la ruta nacional 9, que a su paso por Córdoba cosechó 32 víctimas. Le siguen, en este listado trágico, las rutas nacionales 158 y la 36 (10 muertos) y, en el ámbito de la ciudad capital, la avenida de Circunvalación (que tiene trazado, señalización y funcionamiento de ruta), que anotó 11 accidentes fatales.

Podemos decir que en las vísperas de feriados y en los fines de semana aumentan las malas noticias, en coincidencia con dos elementos. Primero, el mayor flujo de tráfico que implican los traslados. Segundo, las conductas negligentes aliadas al consumo de alcohol durante las madrugadas.

Podemos agregar que el factor vial tiene gran parte de responsabilidad en todo esto. Aunque también hubo hechos fatales en las dos autopistas de Córdoba, fue alarmante la cantidad de choques frontales, despistes y vuelcos, impactos contra objetos fijos y siniestros en las zonas de acceso a pueblos y ciudades, en rutas de ida y vuelta, tuvieran o no peaje.

Sin duda, la velocidad aportó lo suyo, en autos supermodernos (y no tanto) que desafiaron al viento hasta terminar estrellados.

Las conductas negligentes también se vieron en distracciones que resultaron fatales. Más de una muerte se produjo cuando alguien se desentendió del volante por mirar los rastros de un accidente sucedido en la banquina o en la mano contraria.

Por algunas de estas razones, los especialistas se resisten a llamar accidentes a los hechos de tránsito, con la intención de quitarles toda connotación azarosa.

Puede ser ese un camino.

El otro merece un cambio en la actitud de los conductores, necesita infraestructura que apueste a la seguridad vial y un férreo mecanismo estatal capaz de llegar más con educación, inversiones, control y sanciones que con ambulancias.

Deja un comentario

Archivado bajo Córdoba, Municipal, Nacional, Provincial

Guarda el Colectivo!

Hoy tuve otro encuentro con estupidez y la falta absoluta de respeto por la vida por parte de la empresa de transporte “Ciudad de Córdoba” (o de su conductor). La empresa une a Córdoba con ciudades serranas como Villa Allende, Unquillo y Río Ceballos.
Hoy lunes, cuando entré a la Av. Padre Luchesse (la ruta que une Villa Allende el Aeropuerto), a la altura del Barrio Privado Chacras de la Villa, me encontré de repente con un colectivo que se me venía encima… SIN LUCES!!!
Si, sin luces a las 18:40, horario en que en invierno ya está oscuro, al menos en esa zona.
Es difícil de explicar el terror que sentí cuando vi aparecer de la nada el tremenda mole, sobre todo, después de pasarme un buen rato mirando a cada lado hasta estar seguro que nadie venía.
Por supuesto, no contaba con la estupidez del conductor, de la empresa o de ambos.
Me encantaría saber que tienen para decir los responsables de Ciudad de Córdoba.

Deja un comentario

Archivado bajo Córdoba, Municipal, Provincial